viernes, 29 de mayo de 2009

Happy Ending

Erase una vez una nena que tenía un principe, que ni era azul, ni tenía un corsel blanco, pero para ella igual un principe, no era de rubios cabellos ni portaba siempre traje de gala, pero para ella igual un principe.

Tenian casi 1000 días y noches viviendo felices compartiendo el uno con el otro...

Hasta que una vez en un evento especial del reino en que vivian el cual compartieron, y a causa no de un dragón enorme lanzando llamas de fuego sino mas bien de un delincuente más del reino, porque hombre no se le podía llamar, que la ultrajo de la manera más cobarde, el principe al notarlo, se enojo tanto que se fué sobre él, la nena al ver que el delincuente venía acompañado y alcoholizado quiza drogado (terminos diría nulos en los cuentos de hadas, quiza porque resulto que este no lo era) decidio que lo mejor era decirle al principe que se fueran de ahí, no quería que lo lastimaran...

Después de un par de tironeos salieron de entre la muchedumbre, y el cuento de hadas de repente se transformo, el principe se enojo con la nena (si, tampoco era una princesa...) por no permitirle defenderla, ella trato de hacerle entender pero fue en vano...

No vivian en un castillo, es más ni siquiera vivian juntos; no habia hadas madrinas ni ratones amigables, pero para ella igual era un cuento de hadas.

Uno sin final feliz.....

Tengo muchos "NO´s" atorados en el corazoncito

6 comentarios:

Caiguar dijo...

Ay, pobrecita nena.
Pero así son los principes, por eso es preferible un hombre y que si se quiere partir la cara que lo haga, ya le daremos unos besos en las heridas y les diremos mi heroe, pero el merecido por no escuchar la advertencia no debemos evitarselo.

Saludos.

Astartea dijo...

creo que hoy en día a todos los "príncipes" les molesta que no les des "permiso" de demostrar su hombría

supongo que fue terrible, pero yo no arriesgaría a el hombre de mi vida de tal manera, aunque sea totalmente incapaz de comprenderlo...

pero pues bueno, aplica perfectamente lo de "HOMBRES!"

espero que estés bien, saludos!

Psi-Lab dijo...

El arquetipo del príncipe no existe. Si yo fuera mujer añoraría ver de nuevo la vida color rosa.

También creo que está mal tomar como ley aquello de "todos los hombres son iguales".

Pequeña Saltamontes dijo...

Ah... qué difícil.

Tal vez no quiere parecer un cobarde a los ojos de la princesa.

Quizá si la princesa le preguntara qué haría él en su lugar...

Si él dijera que prefiere ser vejado con tal de protegerla, la comprendería y se daría cuenta de que ella lo hizo por amor a él.

Roberto dijo...

no ps asi es el pedo siempre

Casi un Dios dijo...

me gustó la frescura del texto.... aunque se me impregnó la desolacion y la tristeza como un tatuaje....